12 Mártires Masones, una triste historia carupanera en tiempos de independencia

Por: Lcdo. Juan Vallejo González //

Manuel Salvati, maestro masón afirma en su libro «Anotaciones Histórica sobre la Masonería en Carúpano» publicado por 1era vez en el año 1914, indica el nacimiento de esta sociedad secreta, hermética, filantrópica  y humanista, la cual tiene sus origen en estas tierras carupanera el 2 de diciembre de 1812 con la instalación de la Logia Patria Nro 890, es importante mencionar que el nombre de este taller masónico se debe al bergantín «Patria» que llegó a nuestras costa capitaneada por Charles Mctucker, ilustre navegante de origen norteamericano y precursor de la Masonería en Carúpano.

Con la instalación de la Logia «Patria Nro 890» se propagó en la comunidad el  deseo y fervor entre los hombres pobladores de la zona en pertenecer a esta sociedad cuyos principales ideales son la igualdad, la libertad y fraternidad, precisamente en esos momentos cuando en Venezuela se gestaba el movimiento independentista.

Hecho Horrendo

  Pero la historia de la francmasonería en Carúpano esta marcada con la sangre heroica de 12 masones que fueron brutalmente asesinados el 25 de enero de 1815 en el sector conocido en aquel entonces como  «La Sabaneta”; fusilados y sus cadáveres profanados tras orden del brigadier Morales quien comandaba el ejército realista en la zona, con la infame orden de ser decapitado y cuyas cabezas fuesen paseadas sobre una mesa  al ritmo de una banda marcial por las principales calles del pueblo.

Aquel desgarrante y dantesco hecho a su paso iba dejando una estela de sangre, dolor e indignación entre los habitantes que tuvieron  la horrenda coincidencia de mirar las cabezas ensangrentadas de aquellos nobles y heróicos carupaneros quienes se opusieron a la Corona Española en plena gesta independentista, y que en el mas morboso y sádico de los actos fueron exhibidos como escarmiento a todos aquellos que estuviesen en contra de los designios españoles y como sí no fuera poco, los cadáveres de aquellos desafortunados hombres quedaron insepulto en el sector de «La Sabaneta» bajo el edicto que rezaba que aquel que le diera cristiana sepultura, correría la misma suerte de esos traidores.

Y fue 7 años más tarde, que el párroco del pueblo, el padre Juan Bautista Molinar, quien también había sido iniciado en los augustos misterios de la masonería, le dió santa sepultura dentro de los predios de la iglesia, siendo esto un hecho de noble consideración para con sus hermanos que a pesar de caer sobre los masones la pena de la excomunión, estos 12 mártires masones, héroes de la independencia, recibieron cobijo bajo la cúpula de la iglesia católica. 

   La masonería en Carúpano desde su inicio ha tenido capítulos tristes e heróicos a lo largo de su historia, de hecho El Libertador Simón Bolívar, Maestro Masón emite su decreto el cual declaraba libre a todos los esclavos que lucharan contra la opresión española. Esto es muestra que la Masonería como hermandad, busca la libertad y que cada uno de sus miembros trabaje su intelecto y llene de virtudes sus actos.

Actualmente existen tres logias en Carúpano: la Respetable Logia «Virtud y Orden Nro 22», la Respetable Logia «Gral. José Francisco Bermúdez  Nro 192» y la Respetable Logia «Libertadores de Oriente». En ellas suman centenares de hombres que han sido iniciados y han hecho vida en pro de los ideales masónicos y la buenas costumbres es por eso que cada 2 de diciembre y 25 de enero se  debe recordar como el inicio del camino de la luz en las tierras carupanera.

Cabe destacar que el 25 de diciembre del año 2015, el alcalde de Carúpano para ese entonces Lcdo. Julio Rodríguez inauguró un hermoso monumento en conmemoración de aquel hecho funesto en donde perdieron la vida 12 Masones pero la falta de interés por parte del gobierno local en cuidar y rescatar esos espacio y la desidia de la comunidad de Tío Pedro en agarrar las inmediaciones de ese monumento como «mini basurero» conllevó al deterioro y abandono de un monumento erigido a la memoria de los 12 Mártires Masones . Da tristeza mirar una pieza arquitectónica alegórica a tan insigne fecha encontrarse en total abandono.

× ¿Cómo puedo ayudarte?