EL CONDE DE LEÓN, BISNIETO DE NAPOLEÓN BONAPARTE QUE MURIÓ EN CARÚPANO

Por: Lcdo. Juan Vallejo González

Carúpano, hermoso pueblo oriental donde tuve la dicha de nacer, crecer y ejercer mi carrera, la Comunicación Social. Mi Carúpano, pueblo lleno de historias y una de estas  historias llega a mi memoria al recordar las tertulias que sostenía mi abuelo Juan González Arocha junto a los amigos que le visitaban en nuestra vieja casa. Estás conversaciones llamaban grandemente mi atención al escuchar relatos de » aquel Carúpano de antaño»
que no conocí pero que imaginariamente vivía los pasajes y anécdotas que se relataban en aquellos cuentos.

Una de esas historias es la de un familiar del Emperador Francés Napoleón Bonaparte que vivió y murió aquí en Carúpano en la década de 1890 y cuyos restos se encuentran sepultados en el Cementerio General de la ciudad . Fueron tantas veces que escuché ese relato que despertó en mí la curiosidad de conocer más de ese tema.

Una vez tuve la oportunidad de acompañar al Dr. José Luis Salcedo Bastardo, ilustre historiador y diplomático carupanero y a su esposa la Dra. María Cecilia de Salcedo al cementerio para visitar la tumba de aquel hombre cuyo linaje era de gran importancia histórica por su parentesco con el gran emperador francés. De hecho, en mi memoria reposa la imagen de una lápida de bronce muy adornada con alegorías y palabras en el idioma galo que homenajeaban a tan peculiar personaje. Lastimosamente esa lápida fue robada por los amigos de lo ajeno, destrozando parte de la historia material de nuestro pueblo.

Muchísimo tiempo después aquellos relatos inmemoriales volvieron a la luz, estando yo en el Templo Masónico de Carúpano y despertaron nuevamente la curiosidad del tema pero esta vez decidí indagar y compartir con uds ese pasaje histórico que se vincula con nuestra querida tierra.

Era el 23 de julio de 1894 cuando desembarcó en el puerto de Carúpano, el Conde Carlos León, acompañado por el abate Dominique Ponzevera quienes había viajado a estás costas con el firme propósito de construir una línea ferroviaria que uniría a Carúpano con Tunapuy, esto cumpliría con los planes de expansión y progreso que ejecutaba el gobierno del General Joaquín Crespo para el eje pariano.

Durante su estadía en tierras carupaneras, el Conde Carlos León vivió en la calle Independencia, casa Nro. 30 propiedad del sr Manuel María Subero, cuya casa fue conocida más tarde en el argot popular como la «Casa del Conde».

Aquel noble visitante, fraternizó con muchas personas y familias de la zonq, entre ellos la familia Orsini, quienes para la época ostentaban el Consulado Americano en estás cálidas tierras.

Lamentablemente en aquel entonces en el país se vivía la secuela de una enfermedad que había acabado con la vida de cientos de personas, la fiebre amarilla, Carúpano no era la excepción, muchos pobladores habían contraído este mal que en su momento no fue tratada medicamente con resultados satisfactorios. Durante los meses de Junio, Julio y Agosto de 1894, la fiebre amarilla tuvo un auge alarmante en la zona, contagiando a varios europeos no aclimatados a nuestra temperatura entre ellos, al Conde Carlos León, el cual sucumbió a los tintes ictéricos, vomitos oscuros, delirios y postración, síntomas característicos de esta mortal epidemia.

La historia relata que el Conde Carlos León fue tratado por los doctores Juan Lavié, Juan Marcos Imery, Manuel Russian, Geronimo Salazar Manterola, Bernardo Bermúdez y A.J. Castillo, quienes a pesar de sus esfuerzos médicos, no lograron recuperar la salud del noble visitante.

El 4 de agosto de 1894, el Conde Carlos León muere en la casa familiar de los Orsini, ubicada en la calle Independencia Nro.12. De los arreglos funerarios se encargó Juan Antonio Orsini. Este hecho tuvo la cobertura informativa de los diferentes periódicos locales, entre ellos: El Correo de Carúpano, » El Atleta» «El Entreacto», «El Memorándum» y «El Diario de la Tarde» quienes publicaban las condolencias que se recibieron en el Consulado Frances con sede en Carúpano.

Esta es una de las tantas historias de nuestro pueblo que se han perdido en el tiempo a la espera de ser rescatadas del olvido y darse a conocer a las generaciones presentes y futuras.

× ¿Cómo puedo ayudarte?