Hoy 09 de julio, se cumplen 23 años del terremoto de Cariaco

Por: Luisamar González

El 9 de julio de 1997, a las 3:24 pm, en el Estado Sucre, ocurrió un sismo de magnitud Mw 6,9 a 10 km al noreste de la población de Cariaco y a 9,4 km de profundidad. Esta fecha es recordada como una de las más fatídicas de la historia contemporánea sucrense .

Para los especialistas en materia sísmica, el terremoto de Cariaco constituye el evento telúrico más importante ocurrido en Venezuela después del terremoto de Caracas de 1967 , además de ser el primero de magnitudes destructoras tras la creación de la Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas (Funvisis) en 1972.

Para 1997, Funvisis poseíacon una red de estaciones sismológicas de corto período y de telecomunicación vía telemetría, que captó el sismo en nueve estaciones. Se registraron al menos 2000 réplicas secundarios durante los 03 meses posteriores al terremoto. Durante las primeras 48 horas los registros sísmicos vinculaban los movimientos con la falla de El Pilar.

El terremoto de Cariaco ocasionó daños importantes en la población de Cariaco, Cumaná, Casanay, Campoma, Chiguana, Marigüitar y San Antonio del Golfo y en algunas zonas de Carúpano. Pero en Cariaco colapsaron 04 edificios, dos de ellos educativos, causando la muerte a 30 estudiantes. En Cumaná colapsó el edificio de Seguros La Seguridad, provocando la muerte a ocho personas e hiriendo a otros 50.

Dió su vida por la de sus alumnos

Durante este terrible hecho sale a relucir el nombre de la maestra Madeleilis del Valle Guzmán Castillo quien era docente en la Escuela Básica Valentín Valiente. A pesar que la población estudiantil había Sido sorprendida por el terremoto y estos abandonaron la edificación; el espíritu de protección de Madeleilis hacia sus alumnos, la llevó a devolverse -aún cuando ya estaba a salvo- para auxiliar a las alumnas María Angélica y Gregoriana, quienes se habían quedado en el recinto. La maestra las encontró, pero en ese instante la edificación colapsó, desprendiéndose el techo de la escuela sobre ellas. Ambas alumnas fueron rescatadas más tarde ilesas y se salvaron por la forma en que la maestra las cobijó con su cuerpo. Madeleilis no corrió con similar suerte.

La historia nos demuestra que somos vulnerables ante este tipo de eventos adversos, a pesar que nuestros organismos de seguridad y prevención posean un recurso humano que se capacite, las debilidades estructurales como falta de equipos, vehículos, maquinaria, es la negligencia gubernamental que los arropa y nos puede salir muy caro por el riesgo que todos corremos.

× ¿Cómo puedo ayudarte?